Tendencias tecnológicas - Parques solares en el espacio - World Energy Trade

Tendencias tecnológicas - Parques solares en el espacio

El objetivo es encontrar el dispositivo capaz de aprovechar al máximo la inagotable energía del sol

El objetivo es encontrar el dispositivo capaz de aprovechar al máximo la inagotable energía del sol

Investigación, Desarrollo e Innovación
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por la ONU, el ODS 7, “Energía asequible y no contaminante”, tiene como meta de aquí a 2030 aumentar considerablemente la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas.

Mucho se ha hablado de las investigaciones en energía solar, por ejemplo, los paneles solares de perovskita y los orgánicos, así como las células biogénicas. Todos estos estudios buscan encontrar el dispositivo que sea capaz de aprovechar al máximo la inagotable energía del sol.

Hoy en día, hay un proyecto en el cual se está haciendo investigación y quizás supere los límites de la imaginación: una central solar en el espacio que capte la energía del sol a gran escala y la transmita de forma inalámbrica a la tierra. Es cierto que parece ciencia ficción, pero antes de descartar la idea, es preciso saber en qué se basa y como se planea para que funcione. 

Parques solares en el espacio: ¿mito o posible realidad? 

El sol es una fuente inagotable de energía, si esta se pudiera captar hacia el planeta en una hora, serviría para satisfacer la demanda mundial en un año. El problema que existe con la energía solar es que es intermitente y el único sitio donde el sol brilla siempre, es en el espacio. Además, en ese lugar la radiación es superior a la que alcanza la superficie terrestre, debido a que no hay gases atmosféricos y tampoco formaciones de nubes que disipen la energía. 

La idea de captar la energía solar en el espacio, surgió en la década de los 40, cuando el escritor de ciencia ficción Isaac Asimov escribió sobre una posible planta solar en el espacio que capturara directamente la energía del sol y la enviara a la tierra. Pero fue en el año 1968 cuando Peter Glaser, un ingeniero aeroespacial, estadounidense realizó el primer estudio serio sobre una posible central solar basada en el espacio. Ver esquema a continuación: 

El Esquema consistiría, según Glaser, en un gran sistema de satélites receptores de energía solar, situados en la órbita geo síncrona a 36.000 kilómetros de la tierra. Esto transmitiría, posteriormente, grandes cantidades de energía en forma de micro ondas a unas antenas receptoras en la tierra. 

¿Cuáles han sido los avances? 

En los años posteriores, tras la primera crisis del petróleo, el Departamento de energía de los Estados Unidos y la NASA, iniciaron el estudio del concepto de energía solar en el espacio, llegando a proponer la construcción de 5 estaciones solares cada una de 10 Km, los cuales producirían entre 5 y 10 GW. 

Sin embargo, años más tarde en 1981, estas propuestas fueron descartadas, debido a dificultades técnicas y sobre todo al alto costo que esto conllevaría. Pero esto no fue el final de la energía solar espacial. En los años 90, la NASA volvió a lanzar una serie de estudios para evaluar su viabilidad técnica y económica. 

En el 2007, la oficina nacional de seguridad espacial, publicó un nuevo estudio en el que consideraba las posibles aplicaciones militares de la energía solar espacial. El motivo, es que en las zonas de guerra, la electricidad se paga a un precio muy alto, pero si llegaban a construir su propia planta solar en el espacio, esto proporcionaría la energía eléctrica necesaria a todas sus bases militares. 

Como se puede notar, a lo largo de los años ha existido muchos estudios, pero la realidad al día de hoy es que no existe una planta solar en el espacio. Sin embargo, esto podría cambiar en poco más de una década. 

¿Se cristalizan los esfuerzos actualmente? 

Investigadores de la Academia de Tecnología Espacial China anunciaron que en el año 2035 entrará en funcionamiento su estación espacial de energía solar de 200 toneladas de peso. Desde el año 2008, China considera la energía solar basada en el espacio como un programa de investigación y ha creado una base de pruebas con un presupuesto inicial de 28,4 millones de dólares. 

Desde entonces, los investigadores chinos han conseguido avances muy importantes en la transmisión inalámbrica de energía y han propuesto distintas soluciones de recolección de la luz solar en el espacio. Hoy, se están estudiando 3 posibles sistemas, a saber:

Gigantescos paneles solares, con la misma tecnología que se utiliza en la tierra, pero de mayor tamaño. Estos recolectarán la energía del sol y la transmitirán a la tierra en forma de micro onda. Ver Figura a continuación:

El mismo sistema que el anterior, pero la transmisión de energía se haría en forma de láser, como se puede observar en la siguiente imagen:

La última solución que está en la palestra y se puede observar en la siguiente imagen, es el de emplear espejos para concentrar la luz solar, estos tienen la ventaja de ser más ligeros que los paneles solares, por lo que se podrá transportar más fácilmente al espacio.

Conclusión - El futuro está en las renovables

El futuro de la energía pasa por desarrollar iniciativas que aseguren el acceso a servicios modernos que dependan en su mayoría de fuentes renovables. La innovación y la sostenibilidad son los ejes claves en el desarrollo, gestión de actividades y proyectos de generación de energía limpia. 

Sin despegar los pies del suelo, se está llevando a cabo grandes proyectos como este de la energía solar espacial, la cual tiene una serie de beneficios que la hacen muy atractiva, como la disponibilidad infinita y constante de energía solar, independientemente del clima o de la hora del día, presenta aún inconvenientes que es muy probable se corrijan para que el 2035 el mundo pueda disfrutar de sus ventajas. 

 Te puede interesar: China da un paso adelante con el autobús eléctrico más grande