Transición Energética: ¿un riesgo financiero al acecho? - World Energy Trade

Transición Energética: ¿un riesgo financiero al acecho?

Un movimiento rápido hacia una economía baja en carbono podría dañar la estabilidad financiera

Un movimiento rápido hacia una economía baja en carbono podría dañar la estabilidad financiera

General
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Es cierto que la transición energética conlleva riesgos, debido a los impactos financieros que podrían resultar de la rapidez con la que se asuma cada actividad inmersa en el proceso, incluidos los cambios de política, los avances tecnológicos o las limitaciones, entre otros.

ENERGÍAS ALTERNATIVAS
Eni revela objetivo de energía limpia de 55 GW para 2050

Es preciso entender que una transición rápida para lograr emisiones más bajas, significa que una gran fracción de las reservas probadas de combustible fósil no se puede extraer, convirtiéndose en activos varados, con consecuencias potencialmente integrales para el sistema financiero.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, destacó que un movimiento demasiado rápido hacia una economía baja en carbono podría "dañar materialmente la estabilidad financiera, desestabilizar los mercados, provocar una cristalización pro cíclica de pérdidas y conducir a un endurecimiento persistente de las finanzas". 

Hay muchos sectores económicos que dependen de las compañías de combustibles fósiles y, probablemente, se verán afectados indirectamente por los riesgos de transición, no obstante, retrasar el proceso hacia las energía limpias podría tener peores riesgos de estabilidad financiera a largo plazo.  

Y es que una acción demorada para mitigar el cambio climático conduciría a riesgos físicos más altos y potencialmente catastróficos, sin eliminar por completo los conflictos de transición. Un camino difícil, por ello es importante aplicar decisiones ajustadas a cada sector. 

Transición energética – ¿El mundo está preparado? 

La bolsa de valores de China cayó un 8 por ciento después de que el coronavirus cerró la mitad del país, incluidas las fábricas de Ford, Apple y Tesla. Se espera que el crecimiento del PIB disminuya en un tercio este trimestre, incluso si el brote está contenido. 

Es imposible afirmar que esto no estaba advertido. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante mucho tiempo dijo que el mundo no está preparado para una pandemia mundial, y utilizó esta epidemia para recordar que: “una onza de prevención vale una libra de cura”. "Durante demasiado tiempo, el mundo ha operado en un ciclo de pánico y abandono", dijo . "Tiramos dinero en un brote, y cuando termina, nos olvidamos de él y no hacemos nada para evitar el próximo". 

Hacemos lo mismo con las ciudades devastadas por la tormenta después de que hayan sido golpeadas por tercera vez por huracanes que ocurren una vez en un siglo. Los tratamos como desastres naturales aislados, en lugar de eventos no naturales interconectados, causados por la energía adicional que los gases de efecto invernadero han atrapado en nuestro sistema atmosférico. Tanta energía como cuatro bombas atómicas explotando cada segundo, según el último informe de brecha de emisiones. 

Cisne verde: un riesgo creado por nosotros 

El comerciante de derivados Nassim Taleb, expresa en su libro “Cisne Negro”, que los europeos definieron a los cisnes como pájaros blancos con cuellos largos, hasta que se encontraron con cisnes negros en Australia. Esto forzó un cambio fundamental en la definición de lo que constituye un cisne. 

El cambio climático es un cisne de un color diferente: uno verde. Los cisnes verdes son riesgos que los humanos creamos para nosotros mismos al bombear contaminantes a nuestro aire y agua, destruir nuestros ecosistemas y desestabilizar nuestro clima. Son diferentes de los cisnes negros en que su inevitabilidad aumenta previsiblemente, incluso cuando los resultados específicos se vuelven menos predecibles y más peligrosos. 

ENERGÍAS ALTERNATIVAS
Almacenamiento de energía - tendencias de Wood Mackenzie para 2020 y más allá

Pero ¿cómo enfrentar la llegada de un cisne verde? Los expertos advierten que los modelos predictivos del pasado no están diseñados para responder a esta nueva amenaza climática. Por eso urgen a los expertos para que desarrollen nuevas fórmulas que permitan enfrentar los riesgos asociados a eventos climáticos extremos. 

Conclusión - Alerta ejecutiva 

Larry Fink, director ejecutivo de BlackRock, el mayor fondo de administración de activos del mundo, advirtió a mediados de enero que el cambio climático está a punto de desencadenar una gran reforma. "Estamos al borde de un cambio fundamental del sistema financiero", escribió Fink en su carta anual a los accionistas. 

En ella explica que "el cambio climático se ha convertido en un factor determinante en las perspectivas a largo plazo de las empresas" y anticipa que tendrá lugar una importante reasignación de capital "antes de lo previsto". "El cambio climático es casi siempre el tema principal que los clientes de todo el mundo le plantean a BlackRock. Desde Europa a Australia, América del Sur a China, Florida a Oregón, los inversores preguntan cómo deberían modificar sus carteras de inversión", agregó. Y aunque Fink no es una autoridad política ni monetaria, su empresa administra activos valorados en casi US$7 billones. Por eso, cuando habla, es escuchado con atención. 

"Durante los 40 años de mi carrera en finanzas, he sido testigo de una serie de crisis y desafíos financieros: las alzas de inflación de los años 70 y principios de los 80, la crisis monetaria asiática en 1997, la burbuja puntocom y la crisis financiera mundial", apuntó. "Incluso cuando estos episodios duraron muchos años, todos fueron, en un amplio sentido, de corto plazo en su naturaleza. El cambio climático es diferente".

 

 Te puede interesar: ACCIONA suministrará energía renovable a las instalaciones de K+S en Chile