Taxi Aéreo Eléctrico: Los principales inversores de Tesla apuestan por la Start-Up alemana Lilium - World Energy Trade

Taxi Aéreo Eléctrico: Los principales inversores de Tesla apuestan por la Start-Up alemana Lilium

La firma ahora ha asegurado una valoración de más de $ 1 mil millones

La firma ahora ha asegurado una valoración de más de $ 1 mil millones

General

Baillie Gifford, el principal inversor externo de Tesla, ha invertido $ 35 millones en Lilium, una start-up alemana que compite por convertirse en un jugador importante en el espacio emergente de “taxi aéreo”.

Lilium, con sede en Munich, hizo olas el año pasado con el primer vuelo de su avión eléctrico de cinco plazas, el Lilium Jet. El vehículo despega y aterriza verticalmente, similar a un helicóptero, pero está propulsado por 36 motores a reacción eléctricos colocados en dos juegos de alas.

La firma ahora ha asegurado una valoración de más de $ 1 mil millones gracias a una extensión de una ronda de inversión de $ 240 millones anunciada a principios de este año, elevándola a las filas de las compañías de unicornios de Europa. Baillie Gifford ha tomado una participación de menos del 5% en Lilium.

Vattenfall da luz verde al proyecto eólico marino más grande del mundo
ENERGÍAS ALTERNATIVAS
Vattenfall da luz verde al proyecto eólico marino más grande del mundo

La nueva financiación lleva la inversión total de Lilium hasta la fecha a más de $ 375 millones.

‘Trabajando día y noche’

Remo Gerber, director comercial de Lilium, dijo que su equipo se reunió por primera vez con Baillie Gifford hace más de dos años, sin embargo, el gerente de inversiones consideró que era “demasiado pronto” para respaldar a la empresa aeroespacial en ese momento. Agregó que Baillie Gifford ahora tiene “convicción” en la trayectoria de crecimiento de Lilium.

La compañía alcanzó un hito en octubre cuando completó la primera fase de pruebas para el prototipo Lilium Jet, que despegó y voló antes de aterrizar nuevamente. Planea desarrollar el vehículo en un producto terminado que pueda volar a los cielos con personas a bordo.

“Lo que sucede en el fondo es que 400 ingenieros trabajan día y noche en el diseño de cada componente de ese avión”, dijo Gerber a CNBC en una entrevista. “Tienes que pensar en todo, desde cómo vuelas hasta el cuerpo, las ventanas, las puertas. Todo está siendo diseñado desde cero”.

Baillie Gifford, con sede en Edimburgo, es el segundo mayor accionista de Tesla, con una participación del 6,5% en la empresa, seguido de Capital World Investors, que posee una participación del 5,8%. Otras compañías respaldadas por Baillie Gifford incluyen Amazon, Spotify, Airbnb y SpaceX.

El CEO de Tesla, Elon Musk, es el mayor accionista de la compañía de automóviles eléctricos, con un 18,5%. Musk, cuya compañía aburrida espera transportar personas a través de los llamados túneles ″hiperloop” a velocidades ultrarrápidas, ha expresado dudas sobre el concepto de autos voladores. Una vez los comparó con drones que son “1,000 veces más grandes y ruidosos”.

De la ciencia ficción a la realidad

Lilium es una de varias compañías que apuntan a hacer realidad los autos voladores de la ciencia ficción en los próximos años. Múltiples competidores, desde Uber hasta la firma compatriota Volocopter, tienen su propia visión de la tecnología y están compitiendo para desarrollarla.

Pero al igual que otros fabricantes, la pandemia de coronavirus también plantea desafíos para Lilium, de cinco años, que busca aumentar la capacidad de fabricación de sus aviones.

“En las fábricas, las cosas se han ralentizado notablemente. Pero Alemania ha hecho un buen trabajo al contener los desafíos”, dijo Gerber. Agregó que la empresa está devolviendo “personal crítico” a la fábrica mientras implementa todas las precauciones de seguridad necesarias: “No quiero fingir que estamos en operaciones de fabricación a gran escala”.

El atractivo de los aviones de despegue y aterrizaje vertical es que pueden volar al cielo y aterrizar nuevamente en un espacio pequeño, lo que los hace ideales para las ciudades ocupadas.

En el caso de Lilium, la compañía afirma que su vehículo puede recorrer 300 kilómetros en una hora después de una sola carga, reduciendo rápidamente el tiempo que tomaría llegar de una ciudad a otra en automóvil o tren.

Para tener una idea de los precios, Lilium dice que cobraría a los clientes alrededor de $ 70 por un viaje de seis minutos desde Manhattan al aeropuerto JFK. La firma planea lanzar una aplicación que permita a los usuarios tomar el avión como si fueran un taxi en Uber. Los vuelos comerciales se realizarán a partir de 2025.

Gerber dijo que Lilium ha tenido “discusiones positivas” con los reguladores sobre la infraestructura necesaria para lanzar taxis aéreos comercialmente y espera revelar dónde se construirán los primeros puertos de la compañía en cuestión de “meses” en lugar de años. La compañía está sopesando el uso de helipuertos existentes, así como el desarrollo de nueva infraestructura, idealmente en la parte superior de las estaciones de tren.

 

Noticia tomada de: CNBC / Traducción libre del inglés por World Energy Trade

 Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref