¿Cuánto tardará la energía nuclear china en sustituir al carbón? - World Energy Trade

¿Cuánto tardará la energía nuclear china en sustituir al carbón?

¿Cuánto tardará la energía nuclear china en sustituir al carbón?

En comparación con el resto del mundo, China tiene un parque nuclear joven

General

Países como Francia, Japón y otros se vieron obligados a reexaminar su política nuclear nacional por motivos de seguridad energética tras la invasión rusa de Ucrania en 2022. En cambio, China lleva más de una década ampliando constantemente su parque nuclear para suministrar electricidad de base estable, fiable y limpia a su creciente economía.

El último Plan Quinquenal de China establece como objetivos para 2025 una capacidad nuclear de 70 GW, así como una capacidad total de generación de electricidad de 3.000 GW a partir de todos los combustibles. Además, la expansión nuclear de Pekín forma parte de los esfuerzos oficiales de la nación por alcanzar sus objetivos de transición energética, como alcanzar el pico de emisiones en 2030 y la neutralidad de carbono en 2060.

¿Será suficiente para descarbonizar la segunda economía del mundo, como sostiene China? ¿Y eliminará el crecimiento de la energía nuclear el uso del carbón en la generación de electricidad? En caso afirmativo, ¿con qué rapidez?

En qué punto se encuentra China

En 2022, China añadió 2 GW de capacidad nuclear y alcanzó el 75% de su objetivo para 2025. Desde entonces, se han añadido 6 GW de capacidad a la flota operativa, totalizando 57 GW en la actualidad como tercer productor mundial de energía nuclear después de EE.UU. y Francia, cumpliendo el 81% del objetivo de 2025. Según el último Mapa Energético de China del Instituto Baker, en febrero de 2023 estarán operativas 55 unidades, con 22 actualmente en construcción (24GW) y 70 más (88+ GW) planificadas.

En comparación con el resto del mundo, China tiene un parque nuclear joven, con una edad media de sólo diez años, y el 80% de las centrales tienen diez años o menos.

En cambio, la edad media de los 92 reactores de EE.UU. es de más de 40 años, la tercera más antigua del mundo. A escala mundial, dos tercios de las centrales en funcionamiento tienen más de 30 años.

Al mismo tiempo, China ha ampliado la cooperación internacional con países con gran peso nuclear, como Rusia y Francia. De hecho, Rusia ha participado en al menos cuatro reactores en construcción suministrando combustible de uranio y equipos desde 2018. Más recientemente, los dos países firmaron otro acuerdo en marzo sobre cooperación a largo plazo en reactores de neutrones rápidos. En abril, China y Francia firmaron acuerdos de cooperación sobre el fortalecimiento de su estrecha relación de cuatro décadas en energía nuclear.

Dónde quiere estar China

China tiene planes para ser autosuficiente en toda la cadena de suministro nuclear, desde el combustible hasta los componentes de los equipos y la tecnología de los reactores, en apoyo de sus objetivos de seguridad energética. Por ejemplo, Hualong One, o HPR1000, es el primer reactor nuclear de tercera generación desarrollado internamente por China General Nuclear Power Group y China National Nuclear Corporation. El reactor se ha desplegado en el país desde 2020 en tres centrales operativas, y hay un puñado en construcción. Al mismo tiempo, China ha exportado Hualong One a Pakistán y otros países.

Además, China posee varios yacimientos y produce algo menos de 1.900 toneladas de combustible de uranio al año, lo que la sitúa como el octavo productor mundial. Aun así, el país sigue dependiendo en gran medida de las importaciones, ya que consume más de 10.000 toneladas anuales de uranio para alimentar su creciente parque nuclear.

Aunque China se ha asegurado una reserva suficiente para más de una década, sin una producción nacional sostenible, Pekín se centra en su estrategia de control de la cadena de suministro mediante inversiones extranjeras directas en minas de uranio y adquisiciones bilaterales a largo plazo.

El pasado diciembre, una empresa conjunta entre China y Kazajstán para suministrar uranio a China durante dos décadas completó su primera entrega. Kazajstán es el mayor productor y exportador de uranio del mundo; la mitad de sus exportaciones se destinan a China.Dónde quiere estar China

China tiene planes para ser autosuficiente en toda la cadena de suministro nuclear, desde el combustible hasta los componentes de los equipos y la tecnología de los reactores, en apoyo de sus objetivos de seguridad energética

. Por ejemplo, Hualong One, o HPR1000, es el primer reactor nuclear de tercera generación desarrollado internamente por China General Nuclear Power Group y China National Nuclear Corporation. El reactor se ha desplegado en el país desde 2020 en tres centrales operativas, y hay un puñado en construcción. Al mismo tiempo, China ha exportado Hualong One a Pakistán y otros países.

Además, China posee varios yacimientos y produce algo menos de 1.900 toneladas de combustible de uranio al año, lo que la sitúa como el octavo productor mundial. Aun así, el país sigue dependiendo en gran medida de las importaciones, ya que consume más de 10.000 toneladas anuales de uranio para alimentar su creciente parque nuclear. Aunque China se ha asegurado una reserva suficiente para más de una década, sin una producción nacional sostenible, Pekín se centra en su estrategia de control de la cadena de suministro mediante inversiones extranjeras directas en minas de uranio y adquisiciones bilaterales a largo plazo. El pasado diciembre, una empresa conjunta entre China y Kazajstán para suministrar uranio a China durante dos décadas completó su primera entrega. Kazajstán es el mayor productor y exportador de uranio del mundo; la mitad de sus exportaciones se destinan a China.


Síguenos en nuestro canal de YouTube, subimos contenido a diario.


Pero, pero, pero...

No obstante, la contribución de la energía nuclear china a la actual combinación de combustibles eléctricos sigue siendo mínima. En noviembre de 2022, China contaba con un total de 2.510 GW de capacidad instalada, de los cuales el 44% es carbón, el 16,3% hidroeléctrica, el 14,7% solar, el 13,9% eólica, el 4,5% gas natural y el 18,4% otros combustibles. La energía nuclear sólo representó el 2,2% de la capacidad nacional total, la menor de todas las fuentes. En cuanto a la generación real de electricidad, las flotas alimentadas con combustibles fósiles (carbón, gas natural y petróleo) suministraron casi el 70% de la electricidad del país en 2022, mientras que la nuclear sólo suministró el 5%.

En Asia, China está a la par con la mayoría de sus pares nucleares, excepto Rusia y Corea del Sur: Japón genera actualmente sólo el 7% de su electricidad a partir de la energía nuclear, y la India, el 3%. En cambio, Rusia y Corea del Sur producen el 19% y el 26% de su electricidad con energía nuclear, respectivamente. En el otro extremo del mundo, Estados Unidos representa aproximadamente la mitad de la demanda de electricidad de China, y el 18% es de origen nuclear.

La realidad nuclear

La Sociedad Nuclear China prevé que su capacidad nuclear alcance los 150 GW y genere el 10% de la demanda nacional en 2035. La política nacional está reforzando esta aceleración, ya que las Dos Sesiones de Pekín de este mes de marzo también reforzaron la importancia de la energía nuclear para proporcionar una fuente de energía fiable y sin emisiones de carbono, esperando permitir al menos diez nuevos reactores al año.

Pero aunque China ha superado a Francia como segundo productor mundial de energía nuclear, justo después de EE.UU., su actual parque nuclear está lejos de alcanzar objetivos significativos de descarbonización mediante, por ejemplo, la sustitución del carbón.

No sólo el carbón sigue siendo el combustible dominante (más del 50% de la generación de electricidad se basa en el carbón), sino que se están construyendo más centrales eléctricas de carbón para apoyar el crecimiento económico del país, así como para equilibrar las energías renovables intermitentes.

Como combustible nacional, el carbón suele preferirse al gas natural, que en su mayoría es importado y más caro. Así pues, no debe sorprender que las mismas Dos Sesiones que señalaban la importancia de la energía nuclear como combustible con cero emisiones de carbono también indicaran el carbón como pilar del sistema energético, dadas sus importantes ventajas en materia de seguridad energética.

Así pues, ¿cuánta energía nuclear necesitaría China y cuánto tardaría en arrebatarle al carbón su predominio en la combinación energética china?

Mientras que China añadió 6 GW de capacidad nuclear el año pasado, su capacidad de carbón experimentó un aumento neto de 46 GW. De hecho, la edad media de su parque de carbón es de sólo 14 años. Sin tener en cuenta los nuevos 200 GW que se prevé poner en marcha, esto significa que la mayoría de las centrales de carbón de China pueden funcionar al menos otros 20 años antes de su jubilación. El largo periodo de construcción de las centrales nucleares plantea otro problema a la hora de sustituir el carbón por la energía nuclear.

En China, el tiempo medio de construcción es de 6 años, y los reactores más recientes tardan hasta 8 años en terminarse. En cambio, la media mundial es de 9,2 años.

Dado que la capacidad nuclear total combinada de los reactores previstos (88 GW) y en construcción (24 GW) es sólo el 10% de la capacidad actual de carbón (1.093 GW), es poco probable que el cambio de papel se produzca en los próximos 20 años. Hasta que se produzca, el carbón está aquí para alimentar la transición energética de China.

 

Noticia tomada de: Forbes /  Traducción libre del inglés por World Energy Trade 

 

Añade nuestra página World Energy Trade a tu feed de Google News AQUÍ

 

No dude en ponerse en contacto con nosotros para darnos sugerencias y noticias. Es suficiente con enviar un mensaje a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / +1 786-448-7655 para hacérnoslo saber.

 

 

 

Las noticias más leídas de Energías Alternativas:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref