IEA: La energía solar desplaza el carbón como el combustible más barato para generar electricidad - World Energy Trade

IEA: La energía solar desplaza el carbón como el combustible más barato para generar electricidad

Las renovables cubren el 80% del crecimiento de la demanda mundial de electricidad hasta 2030

Las renovables cubren el 80% del crecimiento de la demanda mundial de electricidad hasta 2030

Energía Solar
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Las energías renovables van en camino a superar al carbón en esta década como el combustible preferido mundialmente para generar electricidad, así lo propone la Agencia Internacional de la Energía en su reciente World Energy Outlook.

La energía solar fotovoltaica es ahora más barata que las plantas alimentadas con carbón y gas natural en la mayoría de las naciones, concluyen los investigadores con sede en París en su informe anual sobre las tendencias energéticas mundiales.

Esos costos más baratos, junto con los esfuerzos del gobierno para reducir las emisiones que dañan el clima, eliminarán cada vez más el carbón de la red y darán a las energías renovables el 80% del mercado para la nueva generación de energía para 2030, dice la IEA.

La energía solar es la nueva preferida de la electricidad

En las proyecciones de la IEA, las energías renovables crecen rápidamente en todos los escenarios, con la energía solar en el centro de esta nueva constelación de tecnologías de generación de electricidad.

Las políticas de apoyo y las tecnologías que maduran están permitiendo un acceso muy barato al capital en los principales mercados.

 Figura 1. Para 2040 la energía solar y eólica superaran la capacidad de las plantas de carbón y gas

Figura 1. Para 2040 la energía solar y eólica superaran la capacidad de las plantas de carbón y gas

Con fuertes reducciones de costos durante la última década, la energía solar fotovoltaica es consistentemente más barata que las nuevas centrales eléctricas de carbón o gas en la mayoría de los países, y los proyectos solares ahora ofrecen algunos de los costos de electricidad más bajos jamás visto. En el “Escenario de políticas declaradas (STEPS)”, las energías renovables cubren el 80% del crecimiento de la demanda mundial de electricidad hasta 2030.

El STEPS asume que el Covid-19 se controlará gradualmente el próximo año y que la economía global regresa a los niveles vistos antes del brote.

Los hallazgos marcan un cambio profundo de los combustibles fósiles en el suministro de energía global en un momento en que los gobiernos de todo el mundo están buscando formas de controlar los gases de efecto invernadero a los que se atribuye el calentamiento global.

Si bien las plantas hidroeléctricas seguirán siendo la mayor fuente de energía renovable, la energía solar se está recuperando rápidamente porque el costo de fabricación e instalación de paneles se ha reducido mucho.

Para Fatih Birol, CEO de la IEA, la energía solar, según la configuración de políticas actuales, está en camino de establecer nuevos récords de implementación cada año después de 2022.

El carbón va de salida

También anticipa que la demanda de gas natural disminuirá lentamente en los países desarrollados, especialmente en Europa, y la caída del carbón será en todas las regiones.

Aproximadamente 275 gigavatios de capacidad de combustión de carbón en todo el mundo, el 13% del total de 2019, se cerrarán para 2025, principalmente en los EE.UU. y la Unión Europea. Eso compensará con creces los aumentos en la demanda de carbón en las economías en desarrollo de Asia.

Se prevé que la participación del carbón en el suministro eléctrico mundial caiga al 28% en 2030 desde el 37% en 2019.

 Figura 2. Proyección de declive en la demanda de carbón

Figura 2. Proyección de declive en la demanda de carbón

Para 2040, el carbón que alguna vez fue un elemento básico de los servicios públicos caerá a menos del 20% por primera vez desde la revolución industrial, según la IEA. Esa disminución podría ser aún más pronunciada si los gobiernos aceleran el ritmo de la descarbonización.

El ritmo del cambio en el sector eléctrico otorga una prima adicional a las redes robustas y otras fuentes de flexibilidad, así como al suministro confiable de los minerales y metales críticos que son vitales para su transformación segura. El almacenamiento juega un papel cada vez más vital para garantizar el funcionamiento flexible de los sistemas de energía.

La India se convierte en el mercado más grande para el almacenamiento de baterías a escala de servicios públicos.

Potencial obstáculo

Los supuestos requieren una inversión masiva en redes eléctricas, que necesitan actualizaciones para absorber el suministro de fuentes más diversas que solo funcionan cuando brilla el sol o sopla el viento.

Las redes eléctricas podrían resultar el eslabón débil en la transformación del sector eléctrico, con implicaciones para la confiabilidad y seguridad del suministro.

El requerimiento proyectado de nuevas líneas de transmisión y distribución en todo el mundo es 80% mayor durante la próxima década que la expansión observada en los últimos diez años. La importancia de las redes eléctricas aumenta aún más en transiciones energéticas más rápidas.

La inversión para modernizar, expandir y digitalizar la red deberá alcanzar los US$ 460 mil millones en 2030. Ese gasto ayudará a desplegar 2 millones de kilómetros de nuevas líneas de transmisión y 14 millones de kilómetros de redes de distribución.

 

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje: 

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref

 

Te puede interesar: