La energía eólica marina es una gran oportunidad para los gigantes del petróleo - World Energy Trade

La energía eólica marina es una gran oportunidad para los gigantes del petróleo

La energía eólica marina es un recurso sin explotar en Estados Unidos

La energía eólica marina es un recurso sin explotar en Estados Unidos

Energía Eólica

La energía eólica marina es un recurso sin explotar en Estados Unidos. Pero ahora se está potenciando, producto de las políticas favorables de la Administración Biden y del deseo de algunos productores de empezar a construir proyectos. Para ello, el Departamento de Interior de EE UU ha autorizado el primer parque eólico marino de Nueva York, un proyecto de Ørsted Offshore North America y Eversource Energy.

Las dos empresas están entrando en la fase de construcción de South Fork Wind ahora que han recibido los permisos pertinentes, un acuerdo que comenzará a funcionar en 2023 y que podría ser un presagio de lo que está por venir.

De hecho, el gobierno federal subastará estos contratos de arrendamiento de energía eólica marina en la zona de "New York Bight", que se encuentra frente a las costas de Nueva York y Nueva Jersey.

Los productores tendrían derecho a generar 7.000 megavatios de electricidad que requerirían hasta 700 turbinas y proporcionarían energía a 2 millones de residentes.

"Al ser el primer parque eólico marino de Nueva York, South Fork Wind ya está contribuyendo a una nueva era de fabricación e industria marítima en todo el estado y en Estados Unidos, incluyendo empleos sindicales bien remunerados...", dice David Hardy, director ejecutivo de Ørsted - una opinión de la que se hace eco su socio Eversource Energy, que dice que el proyecto servirá para "luchar contra el cambio climático". El parque eólico suministrará energía a 70.000 hogares.

El Presidente Biden ha anunciado previamente planes para suministrar 30.000 megavatios de energía eólica marina para 2030. Y eso crearía 77.000 puestos de trabajo. Aunque los vientos fuertes garantizan una fuente de energía constante, la electricidad aún tiene que llegar desde las aguas profundas del océano hasta la costa antes de conectarse con las redes de transmisión terrestres. Y eso es caro. Pero el proyecto de ley de infraestructuras bipartidista que acaba de aprobarse establece una Iniciativa para Construir una Red Mejor que supervisaría ese desarrollo.

La subasta recién anunciada tendrá lugar el 23 de febrero. En una convocatoria de prensa realizada la semana pasada, la secretaria de Interior, Deb Haaland, dijo que su agencia espera tener otros seis contratos de arrendamiento para 2025. Esas ventas se producirían en las costas de Maine y Nueva York y en Carolina del Norte y del Sur. California, Oregón y los Estados del Golfo también están en la lista. Además de la energía eólica marina, Haaland dijo que su oficina está trabajando en la expansión de proyectos de energía renovable en otros terrenos públicos. El objetivo es añadir 25.000 megavatios de energía eólica y solar de aquí a 2025 para cumplir el objetivo climático de la Casa Blanca: la neutralidad del carbono para 2050.

Aguas bravas

La Asociación Americana de Energía Limpia espera que los contratos de arrendamiento en alta mar respalden entre 23.000 y 40.000 megavatios de desarrollo eólico. Esto crearía 128.000 puestos de trabajo. Según Wood MacKenzie, las perspectivas mundiales de la energía eólica marina también son brillantes y atraerán 211.000 millones de dólares en 2025.

Estados Unidos puede estar en la cúspide de algo grande. En 2016, un parque eólico de 30 megavatios con solo siete turbinas se puso en marcha frente a las costas de Rhode Island. Nueva Jersey y Massachusetts están planeando más.

"Aprovechar los recursos eólicos marinos de Estados Unidos creará decenas de miles de puestos de trabajo altamente cualificados, revitalizará las comunidades costeras y suministrará grandes cantidades de energía limpia y fiable a nuestros mayores centros de población", afirma Heather Zichal, directora ejecutiva del grupo de energía limpia.

No cabe duda de que la energía eólica marina ha salido a trompicones de este país: Cape Wind, que iba a construirse frente a la costa de Massachusetts, se retiró tras años de problemas normativos. NRG Energy, por su parte, ha retrasado indefinidamente su proyecto eólico en la costa de Delaware. Y el promotor eólico español Siemens Gamesa también ha suspendido sus planes de construcción en la costa de Virginia.

Lo más importante es el gasto: las instalaciones eólicas en tierra cuestan al menos un 50% menos de construir que las unidades eólicas en el mar. Esto se debe a que los promotores deben construir cables submarinos antes de conectarlos a los cables de transmisión terrestres. También preocupa el impacto de este tipo de instalaciones en la vida marina y en los patrones migratorios de las ballenas.

Pero en Europa está funcionando. Escocia, por ejemplo, acaba de recibir 74 solicitudes de promotores eólicos para construir parques eólicos en sus costas. Diecisiete de ellas pasaron el primer corte. Podrían construirse hasta 25.000 megavatios. Algunos de los solicitantes ganadores son BP Alternative Energy Investments, SSE Renewables, ScottishPower Renewables y Shell New Energies, y Vattenfall.

"Apenas un par de meses después de acoger la COP26, hemos dado un paso importante para alimentar nuestra economía futura con electricidad renovable", afirma Simon Hodge, director ejecutivo de Crown Estate Scotland. "La variedad y la escala de los proyectos que pasarán a las siguientes fases muestran tanto el notable progreso del sector eólico marino como una clara señal de que Escocia está llamada a ser un importante centro para el desarrollo de esta tecnología en los próximos años".

Europa cuenta con un total de 25.000 megavatios de energía eólica marina. Eso equivale a 5.400 turbinas conectadas a la red.

La gran pregunta es si Estados Unidos puede tener un éxito similar. Si puede resolver el bloqueo de la transmisión, la respuesta es un "sí", algo a lo que se ha comprometido la Administración Biden. Además, la industria petrolera tiene experiencia en operar en los océanos, y podría asociarse con empresas de servicios públicos y promotores eólicos dispuestos a ello. Por lo tanto, podría ser una propuesta en la que todos salgan ganando, especialmente porque las zonas frente a Nueva Inglaterra y el Atlántico medio son ricas en oportunidades.

 

Noticia tomada de: Forbes /  Traducción libre del inglés por World Energy Trade 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref