La administración Biden aprueba el primer gran parque eólico marino de Estados Unidos - World Energy Trade

La administración Biden aprueba el primer gran parque eólico marino de Estados Unidos

La administración Biden aprueba el primer gran parque eólico marino de Estados Unidos

Aerogeneradores cercanos a Block Island, R.I., uno de los dos únicos parques eólicos marinos que funcionan en Estados Unidos.

Energía Eólica

Se espera que la construcción del primer gran parque eólico marino de Estados Unidos comience este verano, después de que la administración Biden diera el martes la aprobación final a un proyecto que espera que anuncie una nueva era de energía eólica en todo el país.

El proyecto Vineyard Wind prevé la instalación de hasta 84 turbinas en el Océano Atlántico, a unas 12 millas náuticas de la costa de Martha's Vineyard (Massachusetts). En conjunto, podrían generar unos 800 MW de electricidad, suficiente para abastecer a unos 400.000 hogares.

El proyecto empequeñecería la escala de los dos parques eólicos existentes en el país, frente a las costas de Virginia y Rhode Island. Juntos, sólo producen 42 MW de electricidad.

Además de Vineyard Wind, una docena de otros proyectos eólicos en alta mar a lo largo de la costa este están ahora bajo revisión federal. El Departamento de Interior ha calculado que, para finales de la década, unas 2.000 turbinas podrían agitarse en el viento a lo largo de la costa desde Massachusetts hasta Carolina del Norte.

FINANZAS ENERGÍA
Desarrollan una batería de sodio estable, eficiente y sin ánodos

"El futuro de la energía limpia está a nuestro alcance en Estados Unidos", dijo el martes la secretaria de Interior, Deb Haaland. "La aprobación de este proyecto es un paso importante para avanzar en los objetivos de la administración de crear puestos de trabajo sindicales bien remunerados, al tiempo que se combate el cambio climático y se alimenta a nuestra nación. La de hoy es una de las muchas medidas que estamos decididos a tomar para abrir las puertas de las oportunidades económicas a más estadounidenses."

La idea de un parque eólico frente a la costa de Massachusetts se concibió hace dos décadas, pero se topó con repetidos contratiempos, retrasos y una oposición bien financiada por los propietarios de los muelles, antes de que la administración Trump se movilizara para cancelar el proceso de permisos del proyecto.

La administración de Biden reactivó el proyecto Vineyard Wind en marzo como parte de su esfuerzo por combatir el cambio climático.

La iniciativa combina el objetivo de la administración de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta con su promesa de que las energías renovables crearán nuevas oportunidades económicas. La administración Biden se ha comprometido a construir 30.000 megavatios de energía eólica marina en Estados Unidos para 2030. Es un objetivo que, según la Casa Blanca, generaría 12.000 millones de dólares anuales en inversiones de capital y crearía 77.000 puestos de trabajo directos e indirectos al final de la década.

Pero no todo son ventajas para la energía eólica marina. Se espera que los grupos de pesca comercial y los propietarios de tierras costeras presenten demandas para detener los proyectos. Algunos grupos ecologistas temen que dañen la vida marina.

Y algunos economistas se muestran escépticos de que los parques eólicos puedan crear puestos de trabajo a la escala prevista por la administración Biden. La cadena de suministro de los parques eólicos -y los puestos de trabajo de fabricación asociados a ella- se encuentra principalmente en Europa.

Pero los líderes sindicales, fuertemente cortejados por la administración Biden, dijeron que son optimistas de que los proyectos a gran escala podrían estimular a las empresas a fabricar enormes turbinas eólicas y equipos relacionados en Estados Unidos.

"Creo que es un mensaje importante que estos puestos de trabajo sean buenos empleos sindicales con buenos salarios y beneficios", dijo Frank Callahan, presidente del Massachusetts Building Trades Council. Elogió a la administración por aprobar un proyecto que es el primero de su clase y dijo que los líderes sindicales han tratado de garantizar que el proyecto sea construido y mantenido por trabajadores sindicalizados. La administración estima que el proyecto creará unos 3.600 puestos de trabajo.

El proyecto, de 2.800 millones de dólares, es una empresa conjunta de las firmas energéticas Avangrid Renewables y Copenhagen Infrastructure Partners.

"Estamos muy ilusionados y orgullosos de formar parte del nacimiento de una nueva industria increíblemente importante para EE.UU.", dijo Dennis V. Arriola, director general de Avangrid.

La electricidad generada por las turbinas de Vineyard Wind viajará a través de cables en el fondo del mar hasta Cape Cod, donde se conectará a una subestación y se alimentará a la red de Nueva Inglaterra. La empresa dijo que espera empezar a suministrar electricidad eólica en 2023.

La administración de Biden dijo que tenía la intención de acelerar los permisos para otros proyectos en la costa atlántica y que ofrecería 3.000 millones de dólares en garantías de préstamos federales para proyectos de energía eólica marina e invertiría en mejoras de los puertos de todo Estados Unidos para apoyar la construcción de turbinas eólicas.

"Es un gran acuerdo, y no sólo para Vineyard Wind. Este es el rompehielos, es el primero, está trazando el rumbo", dijo Rafael McDonald, analista de electricidad y renovables de IHS Markit, después de que la administración Biden publicara su revisión ambiental inicial en marzo.

Si se cumplen los objetivos de Biden en materia de energía eólica marina, se podrían evitar 78 millones de toneladas métricas de emisiones de dióxido de carbono, a la vez que se crearían nuevos puestos de trabajo e incluso nuevas industrias en el camino, según la administración. Con ello se cumpliría una parte importante de la promesa del Presidente de reducir las emisiones de Estados Unidos aproximadamente a la mitad para 2035.

Muchos republicanos se muestran escépticos respecto a las afirmaciones de Biden sobre la creación de empleo y afirman que los planes del presidente -en particular su suspensión de nuevos arrendamientos de petróleo y gas en tierras y aguas federales- ya están perjudicando a los trabajadores sindicalizados de las industrias de combustibles fósiles.

"La administración Biden está impulsando costosos puestos de trabajo de fantasía, y matando a los reales en un momento en que Estados Unidos no puede permitirse el lujo de perder estos puestos de trabajo", dijo el martes el senador John Barrasso de Wyoming, el republicano de mayor rango en el Comité de Energía del Senado.

La energía eólica marina, que está en auge en Europa, es una industria incipiente en Estados Unidos. Pero varios estados de la costa atlántica, como Connecticut, Maryland, Massachusetts, Nueva Jersey, Nueva York y Virginia, se han comprometido a comprar más de 25.000 megavatios de energía eólica marina para 2035, según la American Clean Power Association.

Esto alarma a la industria pesquera, que teme que los barcos y arrastreros tengan dificultades para navegar alrededor de las enormes turbinas, las más grandes de las cuales tienen ahora diámetros de rotor de la longitud de dos campos de fútbol. Eso podría limitar la cantidad de marisco que pueden capturar, afectando potencialmente a millones de dólares en ingresos.

"Durante la última década, los pescadores han participado en las reuniones sobre la energía eólica marina siempre que se les ha pedido y han presentado peticiones razonables, sólo para encontrarse con el silencio", dice Anne Hawkins, directora ejecutiva de la Responsible Offshore Development Alliance, una coalición de grupos pesqueros.

"De este silencio surge ahora una acción unilateral y una clara indicación de que a las autoridades les importan más las empresas multinacionales y la política energética que nuestro medio ambiente, las fuentes de alimentación nacionales o los ciudadanos estadounidenses".

Amanda Lefton, directora de la Office of Ocean Energy Management (Oficina de Gestión de la Energía Oceánica) del Departamento del Interior, dijo que la agencia seguiría buscando la opinión de los grupos de pescadores a medida que el proyecto avanza. "Estamos considerando esos impactos y considerando a los miembros de la comunidad pesquera en ese proceso", dijo. "Podemos asegurarnos de que tenemos la mejor ciencia para ayudar a abordar algunas de las preocupaciones que hay".

 

Noticia tomada de: New York Times / Traducción libre del inglés por World Energy Trade

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref