AEE: La eólica aportó el 19 % de la electricidad consumida en España en 2018 - World Energy Trade

AEE: La eólica aportó el 19 % de la electricidad consumida en España en 2018

En la foto, Enrique Doheijo (Deloitte), Rocío Sicre y Juan Virgilio Márquez (AEE).

En la foto, Enrique Doheijo (Deloitte), Rocío Sicre y Juan Virgilio Márquez (AEE).

Energía Eólica
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ese es uno de los muchos datos que ha aportado la presidenta de la Asociación Empresarial Eólica, Rocío Sicre, en el discurso de inauguración del Encuentro Eólico Anual, que la AEE celebró ayer en Madrid. El Encuentro, durante el cual la Asociación ha entregado sus Premios Eolo (de fotografía, microrrelatos, innovación e integración rural), ha contado con la presencia del secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, y ha reunido a ejecutivos y profesionales de más de 75 empresas de la escena eólica nacional, así como a representantes de otras asociaciones del sector de las energías renovables, y altos cargos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía.

La presidenta de la Asociación Empresarial Eólica, Rocío Sicre, ha abierto el Encuentro Eólico Anual 2019 con un discurso en el que ha hecho toda una radiografía del sector y que ha aprovechado, además, para enunciar las dos principales reivindicaciones de la AEE. A saber: (1) "un calendario de subastas conocido, con mecanismos de control exigentes, y con esquemas que limiten los riesgos de los promotores, para atraer la inversión al menor coste posible", todo lo cual -ha dicho- redundará en una minimización de costes que beneficiará tanto al sistema como a los ciudadanos"; y (2) una solución para el acceso y la conexión a las redes: "ese es -ha dicho- uno de los retos a corto plazo que debemos solucionar entre todos. Nuestro objetivo como sector es maximizar/optimizar el uso de las redes eléctricas". ¿Fin último? "Disponer de las mismas cuando la potencia renovable necesite conectarse" (el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 prevé la conexión de más de 20.000 megavatios de nueva potencia eólica en los próximos diez años). Por su interés, El portal de noticias 'Energías Renovables' reproduce a continuación, en exclusiva, el discurso con el que la presidenta de la Asociación Empresarial Eólica, Rocío Sicre, ha abierto el Encuentro Eólico Anual 2019.

El sector eólico español es un caso de éxito. Nuestro sector posee una amplia base tecnológica, industrial, de I+D y empresarial. La actividad industrial eólica se ha visto directamente condicionada por la actividad de desarrollo de los parques eólicos. Es la promoción la que tracciona la cadena y conforma un mercado interno clave para la industria. También las exportaciones juegan un papel crucial. Actualmente, España es el cuarto país exportador de aerogeneradores a nivel mundial, alcanzando en 2018 los 2.391 millones de euros. Según el último informe de la Agencia Internacional de las Energías Renovables, España destaca por su tercera posición a nivel mundial entre los países con más ingresos netos por exportaciones de tecnología eólica y su octava posición en cuanto a empleo generado por la eólica.

Las empresas españolas tienen una considerable presencia exterior en todos los mercados con un crecimiento consolidado en la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, México, China, Australia e India, entre otros.

La energía eólica es una de las principales fuentes del sistema eléctrico español. En concreto, en 2018, la eólica aportó el 19 % de la electricidad consumida en España, siendo la segunda tecnología del sistema energético. En el conjunto del año, la eólica generó cerca de cincuenta teravatios hora (48.902 gigavatios hora), un 2,9 % superior a la generación de 2017, y equivalente al consumo de 12 millones de hogares. Durante el pasado año, se incrementó la potencia eólica instalada en casi cuatrocientos megavatios (392 MW), sumando un total de 23.484 MW eólicos. En lo que llevamos de año, la eólica mantiene su posición de liderazgo como la segunda tecnología del sistema. Estas cifras nos sitúan como segundo país europeo en potencia eólica instalada y el quinto a nivel mundial.

La cifra de megavatios eólicos instalados en 2018 pone de manifiesto el relanzamiento del sector eólico español y la vuelta a la actividad. Las líneas maestras de nuestro futuro vienen marcadas por el Plan Nacional Integral de Energía y Clima y los objetivos europeos.

La tecnología eólica está preparada para desarrollar con éxito el crecimiento del parque eólico. El cumplimiento de estos objetivos es una oportunidad para el crecimiento del mercado y tiene un efecto indiscutiblemente positivo para España por el mantenimiento de la industria eólica española, la creación de empleo, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, el desarrollo social y económico en las zonas donde se instalen los nuevos parques, etc.

Los promotores están poniendo todos los esfuerzos en cumplir con los plazos de las subastas, la cadena de suministro está funcionando a plena máquina y todos los actores están poniendo de su parte lo mejor para poder cumplir con los plazos y objetivos.

Según el ya mencionado Plan Nacional Integrado (PNI) de Energía y Clima, para 2050, el objetivo es alcanzar la neutralidad climática con la reducción de al menos un 90 % de nuestras emisiones de GEI y alcanzar un sistema eléctrico 100 % renovable. La presencia de las energías renovables sobre el uso final de la energía en el conjunto de la economía llegará al 42 % en 2030 (desde el 17 % actual). Para ese año, 2030, la previsión es una potencia total instalada en el sector eléctrico de 157 gigavatios (GW), de los que 50 GW serán energía eólica.

El escenario a futuro es un enorme desafío. Para poder alcanzar los objetivos eólicos planteados en el PNI se deben incorporar anualmente del orden de dos gigavatios (2 GW) de media en nuevos proyectos, y todo ello manteniendo además la capacidad de generación del parque eólico actual. Para que ello sea viable y se realice del modo más seguro y eficiente, tenemos que actuar ya en el diseño de las grandes herramientas necesarias. A este respecto, la visibilidad, la estabilidad, el consenso político y la simplicidad normativa son piezas clave.

Un factor crítico es cómo seguimos perfeccionando la herramienta de las subastas para garantizar el éxito a todos los niveles: cómo será el nuevo diseño para conseguir subastas eficaces y eficientes, sencillas, con un calendario conocido, con mecanismos de control exigentes, con esquemas que limiten los riesgos de los promotores, que atraigan la inversión al menor coste posible, etc.

Si lo conseguimos, todo serán ventajas. Los promotores podrán planificar con tiempo sus mejores proyectos con el menor coste posible para el sistema y para los ciudadanos, la industria podrá planificar y enfocar sus líneas de producción al mejor producto posible con tiempo suficiente, la financiación será más sencilla, ya que tendrá que asumir menores riesgos, el I+D vivirá ciclos lógicos y suficientes para poner en el mercado la mejor tecnología, etc. En definitiva, mecanismos que den confianza y que puedan perdurar en el tiempo.

Dentro de este escenario, otro aspecto fundamental es cómo ordenamos el acceso y la conexión a las redes. Es uno de los retos a corto plazo que debemos solucionar entre todos.

Nuestro objetivo como sector es maximizar / optimizar el uso de las redes eléctricas, ayudar a planificarlas con propuestas eficientes y disponer de las mismas cuando la potencia renovable necesite conectarse. Y en ello estamos

Desde un mensaje de responsabilidad y rigor hacía todos los que queremos hacer uso de ellas, el objetivo del sector no puede ser otro que poner proyectos en marcha, conseguir conectar cada año la mayor cantidad posible de potencia renovable, y avanzar así hacia los objetivos que el PNI asigna a España.

Estamos, pues, ante un punto de inflexión para el sector eólico. Un cambio de tendencia y un periodo de intensa actividad para duplicar la potencia eólica instalada y pasar a ser la primera tecnología de nuestro sistema eléctrico. Tenemos un marco europeo que nos da visibilidad para los próximos 10 años. Precisamente la visibilidad y estabilidad a largo plazo es fundamental para atraer las inversiones necesarias que requieren las nuevas instalaciones.

La existencia en España de toda la cadena de valor eólica es clave para el desarrollo, permite reducir al mínimo la necesidad de importación, lo que repercute en beneficios para la economía a nivel nacional y para el empleo. España cuenta en la actualidad con 207 centros industriales asociados al sector, 20 centros de investigación y 9 universidades vinculadas con la eólica

El sector eólico español se ha consolidado como uno de los líderes tecnológicos mundiales. En esta transformación, la I+D+I ha jugado un papel clave, si no el más importante, en la puesta a punto de la oferta de productos cada vez más fiables y adaptados a los requisitos de la regulación y de los mercados. El esfuerzo en I+D realizado por el sector eólico es superior al esfuerzo realizado de media por todos los sectores de la economía española.

La situación actual del mercado refuerza los principales retos tecnológicos de la energía eólica como son la reducción del CapEx [costes del capital] y el LCOE [coste nivelado de la energía], el mantenimiento de la disponibilidad de los aerogeneradores en un escenario de extensión de vida de las instalaciones, la facilitación de iniciativas de repotenciación, la digitalización, la seguridad, la respuesta a los requisitos de red y a la operación técnica del sistema, la hibridación y el almacenamiento. Además, para impulsar el desarrollo de la eólica marina en España es fundamental avanzar en la actualización del marco regulatorio y en la suma de fuerzas que alineen la política industrial, la energética y la de innovación.

Desde el punto de vista tecnológico los retos son muchos, pero también desde el punto de vista financiero. Los PPAs [contratos bilaterales compraventa de energía eólica] están despegando en un mercado como el europeo y en España no somos ajenos a las nuevas modalidades de contratación. El sector eólico tiene que adaptarse al entorno y lo hará con flexibilidad, disponibilidad y competitividad. Porque si algo nos define desde nuestros inicios hace ya más de 40 años son precisamente estos tres conceptos: flexibilidad, disponibilidad y competitividad.

Por todo ello, la eólica en España es presente y sobre todo es futuro, y esta historia de éxito es gracias a todos los que trabajamos en el sector.

En nombre de la Asociación Empresarial Eólica os agradezco vuestro apoyo, vuestra colaboración y que hoy estéis con nosotros celebrando este Encuentro Eólico. Gracias».

 

Noticia de: Energias-renovables.com

 

Te puede interesar: Predicen que Vestas tendrá la mayor participación en el mercado eólico de 2019