La llegada de las energías renovables está debilitando la economía de las centrales eléctricas de carbón - World Energy Trade

La llegada de las energías renovables está debilitando la economía de las centrales eléctricas de carbón

La participación del carbón está cayendo dramáticamente en Australia

La participación del carbón está cayendo dramáticamente en Australia

Electricidad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En Australia, la generación de carbón en las centrales eléctricas de Nueva Gales del Sur (NSW) y Queensland puede estar cayendo más rápido de lo previsto

Las centrales eléctricas de carbón en Nueva Gales del Sur funcionan menos del 60% del tiempo debido a la afluencia de energía renovable, lo que aumenta la probabilidad de que algunas de ellas se vuelvan económicamente inviables y cierren antes de lo previsto.

Un análisis de Hugh Saddler, consultor en energía y profesor asociado honorario de la ANU, también encontró que la generación de carbón en Queensland había caído a menos del 70% de la capacidad, a medida que más energía solar y eólica barata entraba en funcionamiento.

Las energías renovables establecieron récords de generación eléctrica en el Reino Unido
ENERGÍAS ALTERNATIVAS
Las energías renovables establecieron récords de generación eléctrica en el Reino Unido

Saddler dijo que la caída resultante en los ingresos de los propietarios de las plantas de carbón, y el desgaste involucrado en la subida y bajada de generadores de décadas de antigüedad diseñados para funcionar constantemente, aumentó la probabilidad de averías y cierres tempranos en los años venideros.

La planta de carbón de AGL en Liddell está programada para cerrar a principios de 2023 después de que la compañía resistiera una campaña del gobierno de Morrison para que se prolongara su vida. Saddler dijo que la caída de la demanda de carbón en los últimos dos años sugiere que otras plantas que aún no han confirmado los planes de cierre podrían seguir.

Dijo que el carbón podría estar funcionando al 50% de su capacidad en NSW para el 2022 y al 60% de su capacidad en Queensland para el 2025 según las tendencias actuales.

"Las centrales eléctricas de carbón envejecidas como la de Liddell encontrarán cada vez más dificultades para mantenerse a flote si sólo se utilizan la mitad del tiempo, y esa es la dirección que parece que estamos tomando en NSW en los próximos dos años", dijo Saddler.

"Si hay averías prolongadas, como las que tuvimos en Loy Yang A en Victoria el año pasado, puede que no sea económico para los propietarios mantener una planta en funcionamiento".

Saddler dijo que subrayaba la necesidad de una mejor planificación nacional para el futuro de la red de electricidad, incluyendo la programación de inversiones en nueva generación y almacenamiento de renovables para evitar un aumento de los precios de la energía como el que se experimentó cuando la planta de Hazelwood de Victoria cerró en 2017.

El operador Australian Energy Market encontró este año que la energía solar y la eólica eran las formas más baratas de nueva generación de electricidad, y que la red nacional tenía la capacidad técnica para funcionar con al menos un 75% de energía renovable y podría en los momentos pico alcanzar este nivel en 2025.

Saddler dijo que la Junta de Seguridad Energética, que depende de los ministros de energía federales y estatales, estaba considerando la planificación futura, pero que había habido una brecha en el liderazgo nacional desde que la Coalición abandonó los planes para una política energética general cuando Scott Morrison reemplazó a Malcolm Turnbull en 2018.

El análisis se incluye en la auditoría mensual de Saddler sobre las emisiones nacionales de energía publicada por el Instituto de Australia, un grupo de reflexión progresista. El director de clima y energía del instituto, Richie Merzian, dijo que mostraba que AGL estaba haciendo la llamada correcta para cerrar Liddell y reemplazarlo con energía más limpia.

Señaló que el gobierno parecía haber aceptado que Liddell cerrara- el ministro de energía y reducción de emisiones, Angus Taylor, lo reconoció en un tweet la semana pasada - y debería explicar por qué aún no había publicado un informe de un grupo de trabajo creado para asesorar sobre cómo su cierre afectaría el suministro de energía de Nueva Gales del Sur.

El paso del carbón a la energía renovable ha sido más rápido en los estados del sur que en Nueva Gales del Sur y Queensland. La proporción de energía eólica y solar en Victoria y Australia del Sur casi se ha duplicado en los últimos cuatro años para llegar al 29%, mientras que la participación del carbón cayó del 72% al 53%.

En comparación, NSW y Queensland obtienen solo el 14,5% de su energía de la energía eólica y solar. Pero se esperaba que aumentara a medida que los estados prometieran nuevas zonas de energía renovable que ejercerían más presión sobre el carbón.

En los cinco estados del este, en lo que va de año, el carbón negro ha proporcionado el 50% de la generación de electricidad, las fuentes renovables (eólica, solar e hidráulica) casi el 25%, el carbón marrón o lignito el 17% y el gas el 8%.

 

Noticia tomada de: The Guardian / Traducción libre del inglés por WorldEnergyTrade.com

 

 Te puede interesar: