La energía solar y eólica de Australia se prepara para superar al gas y carbón a partir de 2026 - World Energy Trade

La energía solar y eólica de Australia se prepara para superar al gas y carbón a partir de 2026

La demanda de energía proveniente de gas y carbón ha alcanzado su punto máximo

La demanda de energía proveniente de gas y carbón ha alcanzado su punto máximo

Electricidad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Las dos principales fuentes de generación de electricidad de Australia, el carbón y el gas natural, han alcanzado un pico de demanda en el país, según muestra un análisis de Rystad Energy.

La producción de energía combinada a partir de carbón y gas será superada por la electricidad generada por parques eólicos terrestres y solares fotovoltaicos a partir de 2026.

De hecho, la capacidad instalada de generación de energía solar y eólica supera la del carbón y el gas ya a partir de 2023, pero las limitaciones de transmisión evitarán que parte de la electricidad producida a partir de estas fuentes de energía limpia llegue a centros urbanos y ciudades.

La red eléctrica principal de Australia alcanza un récord de energía renovable del 50,4%
ENERGÍAS ALTERNATIVAS
La red eléctrica principal de Australia alcanza un récord de energía renovable del 50,4%

El carbón ha sido el combustible dominante en la historia de la generación de energía de Australia, pero su participación en la mezcla de generación nacional ha disminuido de manera constante desde el 83% en el año 2000.

Rystad Energy espera que en 2020 la generación de energía a carbón de Australia disminuya respecto a 2019 un 2.6% a 145.67 teravatios-hora (TWh). Es probable que a partir de 2024 la cifra caiga por debajo de los 100 TWh y continuará disminuyendo en los años siguientes.

La generación de energía a gas, por otro lado, ha seguido aumentando en la última década hasta un máximo de 55.33 TWh en 2017, y apenas cambió en 54.36 TWh en el 2019. Sin embargo, Rystad Energy pronostica que la generación de energía a gas caerá a 45.64 TWh en 2020 y continuará cayendo cada año hasta la fecha final del análisis en 2040.

Se prevé que la generación de energía general de Australia se reduzca a 263.88 TWh en 2020 desde 265.23 TWh en 2019 como resultado del menor consumo de electricidad durante los bloqueos relacionados con Covid-19.

A partir de 2021 en adelante, se espera un aumento anual ininterrumpido en la generación de electricidad de Australia hasta 2040.

Se prevé que la generación de energía solar y eólica terrestre experimente un crecimiento espectacular en Australia en los próximos años, ya que se alinean aproximadamente 200 gigavatios (GW) de proyectos fotovoltaicos, eólicos y de almacenamiento de energía para reemplazar las plantas de carbón desincorporadas.

Aunque la energía solar representará solo 22.81 TWh y la energía eólica terrestre 27.24 TWh en 2020, Rystad Energy espera que su generación de energía combinada crezca entre 10 y 15 TWh anualmente hasta 2026, cuando su producción de electricidad acumulada se establezca en poco más de 134 TWh.

Proyección hasta 2040 de la generación de energía por tipo de fuente

Figura 1. Proyección hasta 2040 de la generación de energía por tipo de fuente

Las limitaciones para su consolidación

Las estimaciones de Rystad Energy predicen un gran futuro para la energía renovable en Australia, pero también revelan un obstáculo que dificulta la adaptación completa de la electricidad limpia. Australia tendrá suficiente capacidad instalada de energía solar y eólica para superar el carbón y el gas en la generación de energía ya a partir de 2023, pero las limitaciones de transmisión retrasarán el hito en al menos tres años.

Se estima que la capacidad combinada de energía solar y eólica crecerá a 41.4 GW en 2023 desde los 26.4 GW de este año. La capacidad de carbón y gas, por otro lado, es probable que se reduzca a 35.3 GW en 2023 desde los 39.1 GW de este año, según el escenario de Operador del mercado de energía de Australia (Australian Energy Market Operator - AEMO), que Rystad Energy considera más realista.

Para Rystad Energy el desafío será cambiar con éxito de una red centralizada a una basada en inversores / clima. Además, es probable que la falta de nueva capacidad de transmisión sea un obstáculo.

La mayoría de las áreas ricas en recursos solares y eólicos en Australia están ubicadas tierra adentro y lejos de los centros urbanos y las ciudades. Actualmente, el sistema de transmisión se fija desde los generadores de carbón a las ciudades y es débil en las áreas del interior.

Además, la variabilidad de la energía solar y eólica deberá complementarse con almacenamiento de energía para proporcionar cierta estabilidad a la red. Varios proyectos para lograr esto están en trámite.

Rystad Energy espera que la forma más madura de almacenamiento de energía, a saber, el almacenamiento por bombeo, aumente de 1.4 GW en 2020 a 10 GW en 2040. El almacenamiento por bombeo cubrirá las caídas de larga duración en la energía eólica y solar, mientras que los turnos de corta duración estarán cubiertos por baterías de iones de litio.

En el lado de la transmisión, Australia se ha comprometido a mejorar la infraestructura de transmisión, con A$ 5.1 mil millones de gastos de capital comprometidos para proyectos relacionados con la transmisión hacia 2025, el 88% de los cuales se encuentran en Nueva Gales del Sur.

Varios proyectos de transmisión están pasando actualmente por la Prueba de Inversión Regulatoria para Transmisión (RIT-T), o la han aprobado con éxito. Muchos de estos proyectos están programados para completarse en 2025.

El impacto en la industria del carbón y el gas

Se estima que el consumo total de carbón australiano para energía en 2020 alcanzará alrededor de 90.8 millones de toneladas; compuesto por 42.,1 millones de toneladas de lignito y 48.,7 millones de toneladas de carbón bituminoso. Se espera que el consumo total de carbón para energía disminuya anualmente a 28 millones de toneladas para 2040, una reducción del 70%.

Aunque la caída en el consumo de carbón para energía es sustancial en un contexto local, el impacto de la futura reducción de la demanda interna en la industria del carbón de Australia será mucho menor, ya que el principal mercado para el carbón australiano es el extranjero. La producción total de carbón negro de Australia (metalúrgico y térmico) fue de 462 millones de toneladas el año pasado, de las cuales se exportaron aproximadamente 400 millones de toneladas.

El carbón para uso en centrales eléctricas nacionales normalmente tiene un contenido energético significativamente menor que la especificación estándar de carbón de exportación de 5,500 a 6,000 kcal / kg. Esto significa que muchas minas que abastecen a las centrales eléctricas locales tendrán una capacidad limitada para vender ese carbón en el mercado de exportación, incluso si existe una infraestructura de transporte para trasladar el carbón a las terminales portuarias.

La disminución esperada en la generación de energía a gas significa que el futuro para el consumo doméstico de gas tampoco es muy brillante. La demanda de gas por energía ya alcanzó un máximo de 15 mil millones de metros cúbicos (Bcm) en 2017 y verá una disminución gradual y constante a 6 Bcm en 2040.

Sin embargo, a diferencia del carbón, Australia puede aprovechar el crecimiento de la demanda internacional de gas para absorber parte del gas que ya no se necesita en el mercado nacional aumentando sus exportaciones de GNL para lograr una mayor tasa de utilización en estas instalaciones.

 

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje: 

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref

Te puede interesar: