La combustión conjunta de madera y shale bituminoso reduce las emisiones de carbono - World Energy Trade

La combustión conjunta de madera y shale bituminoso reduce las emisiones de carbono

Jefe de Laboratorio de Análisis de Emisiones de Combustible y Aire en TalTech, Profesor Alar Konist.

Jefe de Laboratorio de Análisis de Emisiones de Combustible y Aire en TalTech, Profesor Alar Konist.

Biomasa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La utilización de combustibles fósiles, que representa un riesgo ambiental cada vez mayor, puede hacerse más amigable con el ambiente agregando madera, como se concluyó con base en los resultados preliminares del estudio realizado por ingenieros térmicos de la Universidad Tecnológica de Tallin.

ENERGÍAS ALTERNATIVAS
Científicos desarrollan métodos eficientes para convertir la biomasa leñosa en combustible

En busca de medios menos contaminantes de producción de energía, aumentar la cantidad de biomasa como fuente de materias primas ofrece una buena manera de utilizar combustibles fósiles y reducir las emisiones. 

El Director del Laboratorio de Análisis de Emisiones de Combustible y Aire de TalTech, el profesor Alar Konist, que dirige la investigación, dice: "Utilizamos análisis termogravimétricos en nuestra investigación. En condiciones modernas de laboratorio, el uso de un horno de alta velocidad para análisis termogravimétrico permite determinar la reactividad de madera a diferentes temperaturas y porcentajes de masa. Nuestro objetivo era estudiar la cinética de la combustión de biomasa, en este caso madera y shale bituminoso, con el objetivo de maximizar la cantidad de biomasa".  

Una de las posibilidades para reducir las notorias emisiones de dióxido de carbono (CO2) en la ingeniería térmica es reducir la proporción de combustible de shale bituminoso y reemplazarlo con materias primas renovables. En su estudio, los investigadores de la Universidad Tecnológica de Tallin utilizaron uno de nuestros recursos naturales renovables más comunes, la madera, para analizar la combustión conjunta de la madera y el shale bituminoso. Se analizaron mezclas que contenían hasta 40 por ciento en masa de madera  

"Hoy podemos decir que la mezcla conjunta de los combustibles fósiles y la biomasa en las calderas CFB estonias es el menos dañino para el medio ambiente. Por ejemplo, la eficiencia de nuestro productor de electricidad verde moderna más conocido, la Planta de Energía Auvere es 40%, mientras que en otras plantas de cogeneración que producen electricidad además de calor, la eficiencia sigue siendo inferior al 30% ", dice el profesor Konist.  

ENERGÍAS ALTERNATIVAS
Estrategias de la UE para obtener energía de fuentes renovables

La quema de combustibles fósiles emite dióxido de carbono en la circulación de la biosfera a diferencia de la quema de biocombustibles sólidos, ya que los mismos son parte del ciclo biogeoquímico. Hay dos preocupaciones ambientales principales relacionadas con los combustibles fósiles. El Primero, los gases de combustión contienen varios contaminantes emitidos a la atmósfera además del dióxido de carbono; y en segundo lugar, se produce ceniza durante la combustión.  

El profesor Konist dice: "Los resultados de nuestra investigación muestran que la concentración de emisiones contaminantes en el gas de combustión puede controlarse a las temperaturas de combustión óptimas más bajas de 700-800 ° C. La formación del otro factor dañino, la ceniza, puede reducirse en casi un 50% agregando madera al shale bituminoso. Dichas cenizas tienen un valor agregado: debido a la madera agregada, la calidad de la ceniza es adecuada para su uso (o más exacto para decir "para su reutilización") como materia prima para producción de cemento verde".  

Pirólisis de shale bituminoso, gasificación, captura y utilización de carbono (tecnologías CCUS): estos son temas del futuro, que serán abordados por los ingenieros de calor y energía a corto plazo. Dado que los objetivos climáticos son cada vez más estrictos, Europa enfrenta circunstancias en las que los volúmenes de consumo han aumentado, pero los volúmenes de producción han disminuido sustancialmente. Esto significa que Europa se ve obligada a importar energía, independientemente de sus estrictas regulaciones medioambientales. Esto, a su vez, lleva a la conclusión de que la energía más barata producida en cumplimiento con requisitos ambientales más bajos se puede vender a un precio más bajo. Esto significa que, lamentablemente, la energía producida por tecnologías más limpias no es competitiva en Europa en las actuales circunstancias del mercado.  

"Estoy convencido de que mientras nuestra producción de energía siga estando basada en el mercado, desafortunadamente no podemos confiar en soluciones importantes que valoren el medio ambiente, como la implementación de tecnologías de captura de carbono, etc.", dice el profesor Konist.  

 

Noticia de: Tech Xplore / Traducción libre del inglés por WorldEnergyTrade.com

 

Te puede interesar: 35 proyectos de bioenergía serán financiados por el DOE